Reflexiones poco afortunadas II

Una vez que ha pasado el Papa por España, me pregunto si los homosexuales van a seguir con su original campaña de besarse en público, esta vez en las puertas de las mezquitas o ante la embajada de Egipto o Irán, donde los ahorcan o meten en prisión de por vida. Simple curiosidad.

¿Algo que añadir?