El virus del Évole

el virus del evole

Tan peligroso como el del Ébola, con la diferencia de que mata cualquier resquicio de humanidad y de misericordia. El virus del Évole es el de la progresía, inoculado en las masas por periodistas cuya mediocridad sólo es superada por su sectarismo, amparados por cadenas de televisión que dan cancha a los ideales fascistas disfrazados de rojos con coleta.

En el vertedero de bilis en que se han convertido las redes sociales, estos días nos encontramos con tweets como este:

Y con comunicados como este.

Hablemos claro: las protestas camufladas en una presunta defensa de la sanidad pública, esconden un anticlericalismo añejo. El hecho de que en las redes sociales se defina como “cura” a un médico español que hace el bien por el mundo, deja bien claro el porqué de las protestas.

No leí nada parecido cuando el gobierno español, en una vergonzosa claudicación ante el terrorismo, pagó unos cuantos millones de euros por el rescate de unos cooperantes. Será que ellos no eran “curas”, sino miembros de una ONG.

Tampoco se le ocurrió a nadie insinuar que los armadores vascos deberían pagar la protección que nuestra Marina les brinda en el Índico; y eso, pese a que navegan con ikurrinas en lugar de con banderas españolas. Sin embargo, en un acto de hipocresía miserable, sí se pide que la orden de San Juan de Dios corra con los gastos del traslado de los españoles que van haciendo el bien por el mundo haciendo Marca España y contribuyendo a mejorar nuestra imagen exterior.

En definitiva, me siento orgulloso de pertenecer a un país que no deja tirados a sus ciudadanos, como harían la inmensa mayoría de países del mundo, pese a que ha habido casos donde se ha hecho dejación de funciones o se han tomado decisiones más que discutibles. Así pues, Dios nos libre del virus del Évole, que del Ébola ya nos libraremos nosotros.

¿Algo que añadir?